Todo sobre las Grasas – Parte 1

La importancia de analizar los macronutrientes como fuentes de energía, es que posteriormente comenzaré a explicar como crear tu dieta personalizada con la cantidad de cada uno en base a las calorías personales (que ya deberías tener calculadas para tus objetivos y tus necesidades específicas de tu cuerpo).

Ya analizamos de forma básica los Carbohidratos: los cuales son nuestra primera fuente de energía y se requieren cuando se realizan actividades de alta intensidad o cuando el cuerpo requiere energía al momento. Creo que ya he sido muy majadero al respecto pero: no realices una dieta sin este macronutriente. ¿Queda claro?.

La segunda fuente de energía son las grasas almacenadas. Como expliqué, las grasas se queman para ser utilizadas como energía, pero este proceso es más lento comparado con el de los carbohidratos.

Entonces: ¿para qué el cuerpo necesitaría una energía de “combustión lenta”? ¡Si ya tenemos los carbohidratos!. Bien, la respuesta es muy simple, pero para que lo entiendas vamos a ver la diferencia básica en la utilización de la energía de los carbohidratos y las grasas:

Los carbohidratos

  • Los carbohidratos son sintetizados en glucosa, y se almacena en los músculos y el hígado.
  • La cantidad de carbohidratos almacenados es limitada, dependiendo de cada persona, se almacenan entre 1300 a 1800 Kcal (325 g a 450 g) de glucógeno en los músculos y unos 400 Kcal (100 g) en el hígado.
  • Cuando el cuerpo requiere de energía al momento recurre a los carbohidratos, ya que esta es una fuente de rápida “combustión”, además se produce en un estado anaeróbico, esto quiere decir que no necesita oxígeno para recoger energía de esta fuente.
  • El proceso metabólico, en que se obtiene energía de los carbohidratos almacenados en forma de glucosa en los músculos se llama “Glucólisis“. Este proceso tiene como consecuencia la producción de ácido láctico. La acumulación excesiva de este compuesto en los tejidos y en la sangre, hace que nos sintamos cansados y no podamos seguir realizando un ejercicio con la misma intensidad.  Voy a explicar en extenso este punto en artículos avanzados (por ahora lo dejaremos simple).

Las grasas

  • Las grasas sintetizadas como triglicéridos, son almacenadas en los tejidos adiposos.
  • La cantidad de grasa almacenada se dice que es “ilimitada”, ya que los tejidos adiposos a diferencia de los músculos, pueden crecer fácilmente en la medida que necesitemos almacenar más grasa.
  • También se dice que es ilimitada, ya que como bien hablamos por 1 g de grasa equivalen a 9 Kcal (mientras que de los carbohidratos 1 g equivalen a 4 Kcal). Por lo tanto en sólo 1 Kilo de grasa equivale a 9000 Kcal.  Si haces la diferencia con los carbohidratos, en total podríamos tener unos 1800 Kcal a 2000 Kcal en total (entre músculos e hígado), mientras que, por ejemplo, una persona normal que pese 75 Kg con un 20% de grasa, ya dispone de 15 Kg de grasa, ¡eso equivale a 135.000 Kcal!.
  • El proceso metabólico, en que obtiene energía de las grasas necesita de oxígeno. A diferencia de la “Glucólisis”, este proceso no produce ácido láctico, por lo que podemos obtener energía de las grasas constantemente.

Necesitamos grasa como segunda fuente de energía

Según lo visto en los puntos anteriores se concluye que necesitamos la grasa por:

  • Los carbohidratos son limitados, mientras que la grasa se puede encontrar en forma “ilimitada” en los tejidos adiposos.
  • La liberación de energía es más del doble que de los carbohidratos, por lo tanto significativamente mayor que los carbohidratos almacenados.
  • No genera un excedente como el ácido láctico, por lo que sirve para sesiones de ejercicios que podrían ser muy largas.

Como te puedes dar cuenta, por mucho que no se vea atractiva, la acumulación de grasa es necesaria para que nuestro cuerpo la tome como energía. El problema es la acumulación excesiva, pero por el contrario es imposible pensar en llegar a tener 0% de grasa. Al no tener nada de grasa, simplemente morirías. Lo que si podemos hacer es bajar el porcentaje de grasa para que se vean nuestros músculos y conservar un porcentaje necesario para que nuestro cuerpo funcione sin problemas.

Bien, entonces puedes pensar: “voy a dejar la grasa de mi dieta, así quemarla y bajar mi porcentaje de grasa”. La respuesta a este pensamiento es: ¡NO!. Al igual que los carbohidratos, las grasas no deben faltar en nuestra dieta. ¡Y eso se debe a que hay diferentes tipos de grasa!. En los próximos artículos explicaré: los tipos de grasa, la grasa que deberías consumir y cuáles no. Y con esto te darás cuenta la suma importancia que tiene el incluir grasas en tu dieta, aun que pueda ir contra la lógica de eliminarla de tu cuerpo.


Artículos Relacionados
Escribe tu Comentario