¡Las Calorías no lo son todo!: La importancia de la Calidad de los Alimentos

En los artículos anteriores expliqué muchas cosas sobre la nutrición en base a contar las calorías: todo parte por el balance calórico, para luego aprender a calcular cuantas calorías consumes al día, además de poder crear dietas personalizadas tanto para adelgazar o aumentar la masa muscular. En base a esto se definió la importancia de comer de forma frecuente, y para ello expliqué como calcular la cantidad de calorías por porción. Finalmente aprendimos a adaptar la dieta desde tu realidad a los ideales calculados.

Si pensaste que nuestro método era sólo esto, déjame decirte que estamos recién comenzando y que el contenido que te explicaré de aquí en adelante, hará que puedas lograr tus resultados de una vez por todas, convirtiéndote en un experto en nutrición. Conocimiento que podrás aplicar en ti mismo para lograr los resultados que buscas.

Contar las calorías es el principio fundamental de nuestro método, muchas personas no saben de esto y comienzan a hacer dietas sin saber que fácilmente podrían estar rompiendo su metabolismo por no saber esta base tan importante. Ahora que sabes esto vamos a dar un paso adelante pero antes debo advertirte que: ¡las Calorías no lo son todo!.

Hasta el momento hemos tratado las calorías como algo bastante matemático, calculando específicamente cuantas calorías son necesarias para lograr tus objetivos. El balance calórico nos dice que siempre que comas menos calorías de las que gastas en el día, estarás adelgazando, y siempre que comas más calorías de las que gastas al día, estarás aumentando peso. Pero con tanto número de por medio, no quiero que olvides que las calorías finalmente son una representación matemática de la cantidad de alimento que podemos tener en una porción.

La Calidad de las Calorías

Una cosa es saber calcular la cantidad de alimento que debemos ingerir, pero otra muy importante es saber identificar la calidad de este alimento. No es lo mismo consumir 500 Kcal de proteína pura o verduras frescas con mucha fibra, que 500 kcal de comida frita o gaseosas con mucho azúcar. Ya que la reacción que tendrá nuestro organismo frente a la calidad de las calorías (alimento) que ingerimos es fundamental para lograr buenos resultados. Además, la combinación de cada grupo de alimento también repercute en estos resultados.

Los alimentos que ingerimos hacen variar directamente los niveles de hormonas y de azúcar en la sangre, lo que significa que aunque si tu dieta se basa en una mala calidad de alimentos, incluso si estos equivalen a una menor cantidad de calorías con respecto a las que gastas en el día, finalmente podrías estar acumulando más grasa de la que quemas por el hecho de comer menos calorías. Incluso, una mala elección de la calidad de estas calorías podría, también, romper tu metabolismo. Por el contrario, una buena elección, podría acelerar el metabolismo y además, evitar que sigas acumulando grasa, asegurando así que lo que estés quemando por comer menos calorías, tenga real efecto en tus resultados.

Esto es muy importante que lo entiendas por lo que lo veremos en un ejemplo:

Imagina que la grasa de nuestro cuerpo estará representada por 10 litros de combustible que se encuentra en un contenedor. El contenedor tiene la particularidad de tener un tubo de entrada, por donde siempre está ingresando más combustible y además, tiene un tubo de salida por donde se puede eliminar el combustible. Nuestro objetivo es eliminar la mayor parte del combustible del contenedor o por lo menos bajarla a porcentajes muy pequeños.

Para ello tenemos que administrar dos acciones:

  1. Que la eliminación del combustible del contenedor se realice de forma adecuada, vale decir lo más rápido posible pero de forma sostenida.
  2. Que la entrada de combustible al contenedor sea mínima para asegurar que lo que entra no sea igual o mayor al combustible que sale.

¿Entiendes la idea?: Si por una parte estamos sacando combustible del contenedor a por ejemplo, 1 litro al día, pero si por otra parte no logramos minimizar la entrada al mismo contenedor, y al día ingresa 1 litro o más, nunca podríamos bajar el nivel general de combustible, incluso hasta podría aumentar en el tiempo.

Esto es exactamente lo que ocurre en tu cuerpo, para eliminar la grasa que tienes en este momento debes realizar dos acciones:

  1. Lograr eliminar la grasa de forma adecuada, para esto debemos manejar todo lo que hemos visto hasta ahora con el tema de las calorías y no romper el metabolismo, para asegurar una quema de grasa diaria sostenida. Esto se regula por la cantidad de calorías.
  2. Por otra parte, debemos asegurar que del alimento que ingiramos, la mayoría se destine a suplir las necesidades básicas y alimentar a los músculos. Y que en el caso contrario, no se acumule en forma de grasa. Esto se regula por la calidad de calorías.

Alimentarse con la cantidad de calorías correctas es bueno, ya que así podrás asegurar una quema de grasa, pero si esas calorías son de mala calidad, se acumularán en forma de grasa. Esto quiere decir que estarás quemando grasa, pero al mismo tiempo estarás acumulando la misma o más cantidad de grasa, por lo que no veremos resultados, o por lo menos no los que buscas.

Si la combustión vs. la acumulación de grasa se controla de forma correcta, lo que pasará es que nuestro método para adelgazar realmente estará funcionando y en muy poco tiempo comenzaremos a ver los resultados correctos.

En los siguientes artículos nos dedicaremos a explicar todo lo referente a la calidad y composición de los alimentos de donde vendrán nuestras calorías. Y que estos alimentos jueguen a favor de nuestra dieta y objetivos, para poder asegurar una quema de grasa adecuada, para que no sigamos acumulando grasa excesiva, para aumentar el metabolismo y para mejorar la salud del organismo.


Artículos Relacionados
Escribe tu Comentario