Consumo de Calorías Diarias: Actividad Física Diaria

Consumo de Calorías Diarias: Actividad Física DiariaContinuando con la explicación más detallada de las áreas que intervienen en el consumo de calorías diarias, ahora es el turno de la Actividad Física Diaria. Si recuerdas, en el artículo: “El Metabolismo”, mencioné que no basta con sumar y sumar ejercicio a nuestra rutina sin saber que se está haciendo. Incluso una cantidad de ejercicio exagerado podría jugar totalmente en contra de lo que buscamos. Pero vamos por lo primero:

La actividad física diaria, sumará energía (recuerda que se mide en calorías) al Metabolismo Basal, que recordemos es la mínima cantidad de energía que el cuerpo necesita para vivir. Es por ello que si por el Metabolismo Basal ocupamos quizás 1300 Kcal, la actividad física podríamos ocupar 800 o 1000 Kcal, subiendo nuestro consumo de calorías diarias a 2100 o 2300 Kcal (a modo de ejemplo).

La actividad física diaria, es todo lo que haces cuando no estás en cama: trabajo, estudios, hacer doméstico, transporte, rutina de ejercicios, etc. En toda esta actividad se gastan calorías y depende del tipo de actividad, gastarás más o menos energía. Si por ejemplo tienes un trabajo de escritorio, gastarás mucho menos energía que si tienes un trabajo en que debes hacer cargas pesadas durante todo el día. Por lo tanto, todo esto debes sumarlo y contabilizarlo en tu consumo de calorías diarias, la cual te enseñaré a calcularlas en los próximos artículos.

Como comenté, uno de los mayores factores para aumentar la necesidad de energía sobre nuestro Metabolismo Basal, es incrementar directamente nuestra masa muscular. Para lograr este objetivo debes realizarlo por medio de la actividad física. Es por eso que la actividad física, es una de las claves para aumentar el consumo de calorías diarias y si a eso se le agregas una dieta con menos calorías de las que consumes al día, estarás en constante quema de grasa. Es lo básico pero recuerda que debemos hacer esto sin caer en un modo de reserva o alentar el metabolismo.

La mayoría de las veces que te propones bajar de peso seguimos esta regla básica: hacer dieta y ejercicio. ¿Esto está bien, no?: Lógicamente se está ingiriendo menos calorías de las que el cuerpo necesita tanto por la dieta y además, se aumenta del consumo de calorías por el ejercicio. El problema radica en que sin saber lo que estamos haciendo realmente, no contamos las calorías que ingerimos por la dieta, por el consumo del ejercicio más la actividad diaria y el metabolismo basal. Por lo tanto, podrías estar con dietas de 1500 Kcal, 1000 Kcal, incluso he escuchado de personas que hacen dietas de ¡500 Kcal! Si esto lo contrapones a un consumo calórico, que recuerda que le has agregado el ejercicio, podrías fácilmente estar gastando en torno a las 3000 – 3500 kcal. Lo que finalmente crea un déficit de más ¡2000 Kcal diariamente!. Esta diferencia es exagerada y a solo días de seguir un régimen así hará que tu metabolismo se vuelva lento al entrar al modo de reserva. Y si continuas con esto de forma prolongada, no solo quemas grasa de forma más lenta, también produce efectos nocivos en la salud, ya que te estarás desnutriendo y quemando la masa muscular. Finalmente luego de meses de sufrimiento, tu cuerpo se verá de cualquier forma excepto como quieres que se vea.

¿Qué hacer entonces? Las actividades cotidianas son parte de nuestra vida pero si quieres agregar una rutina de ejercicios ten en cuenta que debe cumplir los siguientes puntos:

  • Que ayude a aumentar el consumo de calorías diarias de forma medida y controlada para no provocar un déficit tan alto.
  • Que ayude a acelerar el metabolismo en base a ejercicios destinados a ellos (los explicaré).
  • Que ayude a aumentar nuestra masa muscular para así incrementar el consumo de energías el metabolismo basal.
  • Que ayude a tonificar y darle una apariencia fibrosa al músculo.
  • Que ayude a nuestro sistema cardiovascular, logrando un corazón más flexible para mejor resistencia.

Si la rutina de ejercicios no cumple con alguno de los puntos mencionados anteriormente, por lo general, estarás haciendo las cosas mal. Por ejemplo, una rutina de ejercicios que no es guiada y no es personalizada, fácilmente podría estar provocando un metabolismo muy lento. Por ejemplo: si realizas 1 hora de spinning, probablemente quemarás más energía durante esa hora, ya que en ese momento tu metabolismo se acelera, pero desde el momento que pones un pie fuera de la máquina, tu metabolismo general estará lento y acumularás grasas las 23 horas del día restante.

Explicaré este ejemplo de forma más detallada más adelante y te explicaré además, como debes realizar los ejercicios para acelerar el metabolismo, no solo durante el periodo de una rutina. Por ahora es importante que entiendas como suma energía la actividad diaria a nuestro consumo de calorías total, para luego poder calcularla y realizar una dieta y una rutina de ejercicios, acorde con tu realidad y tus objetivos.


Artículos Relacionados
Escribe tu Comentario